Argentina Uruguay
Anima Una

PASTORAL

Pastoral General Vicarial

La Pastoral General Vicarial consiste en los esfuerzos y acentos que se ponen desde el Vicariato, a través del Consejero Pastoral, en los planes y acciones que desarrollamos en todas las comunidades parroquiales y académicas de los Agustinos en Argentina y Uruguay.

Lema Agustinos Argentina y Uruguay

Lema Vicariato para el 2015

Para este cuatrienio nos hemos propuesto los siguientes objetivos:

  • Vocacionalizar la Pastoral.

Nuestro objetivo en este proceso de conversión pastoral será entonces hacer que nuestra pastoral sea mucho más vocacional de lo que ha sido hasta el momento presente, en todas sus expresiones. Esto implicará que la promoción vocacional no sea parquizada a espacios autónomos y sueltos del resto de la pastoral, sino que se mueva siempre entre los espacios normales de la pastoral cotidiana y sirva de eje transversal de todas las pastorales especialmente de nuestra pastoral juvenil y familiar. Debemos dedicarnos a las familias, lo que quiere decir formar para la vocación matrimonial, educar jóvenes, novios y luego padres de familia para dar este sentido a la vida humana, para transmitir a sus hijos la “lógica vocacional” de la vida, para crear la cultura vocacional, donde cada creyente viva conscientemente su vocación personal y se sientan responsables de la vocación de los demás.

  • Misionarizar la Pastoral.
itinerario

Itinerario de Conversión Pastoral

Nuestra pastoral deberá acoger también el llamado de la Iglesia a una conversión pastoral y convertirse en decididamente misionera. La imagen de una iglesia en salida, que nunca se encierra, nunca se repliega en sus seguridades, nunca opta por la rigidez autodefensiva, sino que sabe primerear, que sabe adelantarse, tomar iniciativas sin miedo, salir al encuentro, deberá acompañar nuestro modo de anunciar el evangelio.  La conversión pastoral deberá asumir el desafío de Misionarizar todas las cosas, hacer que todas las cosas se vuelvan más misioneras, que la pastoral ordinaria en todas sus instancias sea más expansiva y abierta y que coloque a los agentes de pastoral en constante actitud de salida.

  • Agustinizar la Pastoral.

Los agustinos estamos llamados a anunciar el evangelio en diversos apostolados, pero no de cualquier manera, sino aportando la riqueza de la espiritualidad agustiniana. El primer servicio que podemos ofrecer a la Iglesia es el de nuestra agustinidad. En los tiempos que vivimos necesitamos ser más agustinos, y aparecer más claramente como agustinos para que nos conozcan, para que podamos ser reconocibles.

La agustinización de nuestra pastoral deberá también apuntar a la formación de nuestros laicos en nuestra espiritualidad, creando en ellos una verdadera identidad y sentido de pertenencia a la Orden – a la familia agustiniana. No solo se trata de trasmitir un contenido, una riqueza sino de buscar que ellos se enamoren de la propuesta agustiniana, la hagan propia hasta el punto de identificarse con ella.

  • Una Pastoral orgánica más articulada.

La realidad pastoral de nuestro Vicariato, constituida actualmente por las áreas de pastoral parroquial, pastoral juvenil y vocacional, pastoral educativa, pastoral de misión y obras sociales, y pastoral de la cultura, nos pone el desafío por fomentar cada vez más un trabajo más articulado entre las pastorales. Optar por una pastoral más orgánica nos desafía a crecer el  sentido comunitario de nuestra misión, es decir, en la conciencia de que a pesar de que unos trabajamos en un apostolado y otros en otros, el apostolado es único, de toda la comunidad. En lo pastoral también tenemos que tener sentido de cuerpo. Esta conciencia global implicará mayor colaboración, mayor interacción, mayor participación, mayor involucración de toda la comunidad en todos los proyectos y actividades pastorales tanto locales como vicariales y porqué no eclesiales.

* Tomado del Discurso Programático del Vicario Regional en su Toma de Posesión en septiembre de 2014.