NOVEDADES

Presentamos nuestro Lema 2021

“Como San José, cuidamos con ternura el don de la vida y la familia”.

Logo LEMA 2021

Al comenzar este año 2021 queremos acercarnos a cada una de nuestras comunidades agustinianas para saludarlas y presentarles el nuevo lema pastoral: 

“Como San José, cuidamos con ternura el don de la vida y la familia”.

Antes de compartirles la fundamentación del lema 2021, queremos aprovechar esta oportunidad, para reconocer y agradecerles todos los esfuerzos y trabajos que han realizado durante el año 2020 para responder a los múltiples desafíos que se nos presentaron y siguen presentándose a consecuencia de la pandemia. Muchas gracias por sus servicios generosos orientados al bien y al crecimiento de nuestras comunidades.

“COMO SAN JOSÉ”. En la carta apostólica PatrisCorde, el Papa Francisco ha propuesto que desde el 8 de diciembre del 2020 al 8 de diciembre del 2021 sea un año dedicado a San José con motivo del 150º aniversario de la declaración de este Santo como Patrono Universal de la Iglesia. Recordemos que para nosotros, agustinos, San José, también es patrono de la Orden. Por tal razón, asumimos esta propuesta con gran entusiasmo para continuar cultivando la devoción al padre adoptivo de Jesús entre nuestras comunidades agustinianas. Queremos promover que durante todo el año y, especialmente, en el mes de Marzo se realicen actividades para difundir el cariño y afecto por nuestro Santo Protector.

“CUIDAMOS CON TERNURA”. El Papa Francisco en su última carta apostólica nos ayuda a contemplar el corazón de San José a través de siete atributos sobre su paternidad; nos convoca a mirarlo como un padre amado, un padre de ternura, un padre en la obediencia, un padre en la acogida, un padre de la valentía creativa, un padre trabajador y un padre en la sombra. De todas estas dimensiones queremos resaltar especialmente la ternura: “aquella ternura de Dios que Jesús vio en  José”

Sólo con gestos de ternura podemos tocar lo que es frágil en nosotros y en los demás. Por eso, el dedo que señala es un signo de incapacidad para aceptar la propia fragilidad. Que durante este tiempo podamos mirar con ternura personal y comunitaria nuestras propias debilidades. Y así, Dios pueda actuar en nuestra vida a pesar de nuestras fragilidades y continúe fortaleciendo nuestros vínculos fraternos.

“… EL DON DE LA VIDA”. El 2020 ha sido un año muy complejo y desafiante. Se han realizado muchos trabajos para cuidar todas las vidas. Hicimos muchos esfuerzos para cuidarnos y cuidar a los demás. En medio de estas dificultades, hemos tomado la decisión de priorizar la Vida sobre las demás cuestiones cotidianas. Sin embargo, y a pesar de tantos sacrificios y entregas para cuidar la vida de todos, “nos llena de tristeza el debilitamiento de la conciencia sobre el valor inviolable de toda vida humana que abre camino a la lógica del más fuerte y a la cultura del descarte” con la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en las primeras 14 semanas de gestación.

Recordemos que sólo el Señor puede darnos la fuerza para acoger estas circunstancias contradictorias, inesperadas y decepcionantes. Como lo vemos en San José, sólo la fe da sentido a cada acontecimiento feliz o triste. Él no buscó atajos, sino que afrontó ‘con ojos abiertos’ lo que le acontecía, asumiendo la responsabilidad en primera persona. Animamos a las comunidades a “… salir al encuentro, especialmente de aquellos en situación de vulnerabilidad, porque somos conscientes que la vida puede abrirse camino en las situaciones más adversas”. Sigamos realizando actividades que promuevan y cuiden toda vida, y todas las vidas, desde su concepción hasta su fin natural.

“… Y LA FAMILIA”. El 27 de diciembre, durante el Ángelus, el Papa Francisco anunció un año dedicado a la familia, en el marco de la fiesta de la Sagrada Familia. Este año especial comienza el 19 de marzo de 2021, día de la Solemnidad de San José, y concluye con el X Encuentro Mundial de las Familias, el 26 de junio de 2022.  El eje será la reflexión sobre la Exhortación apostólica AMORIS LAETITIA, a cinco años de su publicación. Con esta propuesta estamos llamados a redescubrir el valor de la familia, amor que siempre regenera las relaciones posibilitando continuamente horizontes de esperanza. Que este acontecimiento eclesial nos ayude a promover reflexiones sobre AMORIS LEATITIA entre las familias de nuestras parroquias y colegios.  Aprovechemos este acontecimiento eclesial para seguir cultivando una cultura vocacional en cada familia y en cada comunidad, ya que en ellas nacen, crecen y se desarrollan todos los llamados vocacionales. 

 

Que el lema pastoral 2021 acompañe, ilumine e impulse todos los proyectos y actividades de nuestras parroquias, colegios, y obras de promoción social y cultural.

Dios todopoderoso, que pusiste bajo la fiel custodia de San José los comienzos de la salvación humana, te pedimos que, por su intercesión, derrames tu bendición a todas las familias y, especialmente, a nuestras familias agustinianas. Que así sea.

San José, ruega por nosotros.

VICARIO REGIONAL 

Y CONSEJO VICARIAL